Paredes de madera oscura y techos altísimos en una gran casa a las afueras de Estocolmo